martes, 14 de junio de 2016

Las señales de calma: ¿cómo identificarlas y usarlas? 2

Girarse, dar la espalda

Girarse o dar la espalda a alguien es un signo de calma muy efectivo (ofrecer un costado o la parte trasera a alguien). Cuando los perros juegan intensamente, con mucha energía, alguno de ellos comenzará a girarse para ofrecer su costado o su parte trasera entre juego y juego para hacer que la intensidad del mismo se rebaje un poco.
Tu perro puede hacer esto cuando otro perro le gruñe o muestra de algún modo un comportamiento amenazante, como aproximársele corriendo muy rápido o cuando tú usas una entonación de enfado o te acercas hacia él y percibe que estás enfadado. Cuando los cachorros o los perros jóvenes incordian a los adultos, éstos se ponen panza arriba, para tranquilizar, calmar, a los jovenzuelos. Cuando das un tirón de la correa es posible que tu perro se gire y se separe de ti (ofreciéndote de este modo un costado o su parte trasera), tal vez tirando todavía más

Puedes utilizarlo cuando un perro da muestras de nerviosismo o agresividad. Si trata de saltar hacia ti, gírate dándole la espalda y casi siempre esto hará que cese su comportamiento.

Por ejemplo, ante una Pastora Alemana muy agresiva, Julias, un Dogo del Tíbet primero giró su cabeza, después le ofreció su costado y luego su parte trasera. Ante esto la Pastora Alemana se calmó.

Si tu perro es excesivamente efusivo en el saludo saltando y sin dejarte tranquilo, gírate dándole la espalda. Si te acercas a un perro extraño y de repente ves que se pone nervioso, gírate dándole la espalda. En pocos segundos el perro se acercará a ti (por propia iniciativa).

Por ejemplo, Gino, un Doberman Pinscher, se mostraba inseguro con los niños, ya que en numerosas ocasiones habían estado incordiándolo. El propietario pidió a los niños que se girasen y diesen la espalda a Gino; lo que ocurrió a continuación fue que el perro se acercó a ellos y comenzaron a jugar juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario