sábado, 15 de marzo de 2014

Cómo elegir un cachorro

Es importante que nunca separemos a un cachorro de su madre, antes de las siete u ocho semanas, momento en que el perro es autosuficiente y tiene la capacidad de adaptarse a un nuevo lugar.

La elección del sexo es importante. Los machos son, en general, más fuertes de personalidad pero son más renuentes a la domesticación. Lo contrario a las hembras.

Los perros machos marcan su territorio con orina y son un poco más difíciles de acostumbrar a hacer sus necesidades afuera.


Las hembras no tienen ese problema pero tienen dos periodos de celo por año.

Así mismo deberemos verificar que nuestro cachorro tenga los ojos brillantes, los dientes sanos, sin presentar inflamaciones en las encías las cuales deben ser de un saludable color salmón.

Debemos verificar que no tenga rastros de excremento alrededor del ano ya que esto puede ser señal de diarrea.

Las costillas no deben verse a simple vista y los huesos de la cadera no deben sobresalir y presentar un nivel muy bajo de grasa ya que esto es símbolo de una mala alimentación.

Debemos revisar que las orejas no tengan concentraciones de cerilla oscura y mal oliente ya que puede tratarse de una otitis difícil de curar.

Vigilemos que su pancita este libre de granitos o excoriaciones que pueden indicar la presencia de ácaros u otros parásitos externos.

Un cachorro es en ocasiones reservado con personas que no le sean familiares, sin embargo debemos desconfiar de cachorros demasiado retraídos que huyan de nuestra presencia ya que puede indicar taras genéticas, una mala socialización con los humanos por parte del criador ó incluso maltrato lo cual, a largo plazo puede influir seriamente en el carácter del perro cuando sea adulto.

Por otra parte debemos pedir al criador el carnet veterinario de nuestro cachorro en donde aparezcan, por lo menos, la vacuna puppy que debe ser aplicada a un cachorrito entre el mes y medio y los dos meses de edad y el registro de desparasitaciones que se le hayan puesto hasta el momento.

Es de vital importancia escoger al cachorrito adecuado a nuestras necesidades. Lo que te voy a recomendar es que en lo posible elijas a un cachorro de siete semanas a dos meses y le apliques unas sencillas pruebas que comprenden el test de Campbell. Con esta herramienta podrás tener mayor certeza de que estás escogiendo al cachorrito ideal para ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario