lunes, 7 de noviembre de 2016

El bostezo

El bostezo es, probablemente, la más intrigante de las señales de calma, al menos la gente parece disfrutar mucho usándola.

Tu perro puede bostezar cuando entra en la clínica veterinaria, cuando hay riñas o disputas en la familia, cuando lo sujetas con fuerza o con una correa muy corta, cuando un niño se acerca para acariciarlo, y en otras muchas situaciones. Puedes utilizarlo si se siente inseguro, algo temeroso, estresado, preocupado o cuando quieres que se calme un poco. Otro ejemplo: Ulla se excita ligeramente cuando alguien está corriendo o jugando. Al jugar con ella puede terminar por morderme los pantalones. Cuando empieza a excitarse, me quedo parada y bostezo un poco, ella se relaja.
Mi colega Ståle vino a mi casa cuando estaba atendiendo a un cliente que tenía un perro con miedo. Ståle llamó a la puerta, se percató inmediatamente de la situación, se paró y bostezó varias veces. El perro lo miró con interés, luego se giró hacia mí y yo también bostecé. En cuestión de minutos el perro estaba bastante más seguro de nosotros y se acercó.

Una noche, Candy estaba inquieta y estresada, su amo se sentó, bostezando. Candy finalmente cesó en su agitación y ansiedad, se echó a los pies de su amo y se relajó.

La dueña adoraba a la pequeña Sheila. En una ocasión cuando yo estaba con ellas la dueña cogió a la perrita en su regazo y la abrazó. La perra se sentía incómoda en aquella situación tan restrictiva, por lo que bostezó y bostezó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario