domingo, 23 de marzo de 2014

Huevos Benedict

Pan tostado con mantequilla, bacon frito, huevos escalfados, salsa holandesa y cebollino picado por encima.

Posiblemente, el mejor desayuno del mundo.

Ingredientes:

- 2 rebanadas de pan
- 2 huevos
- 4 lonchas de bacon
- Aceite de oliva
- Cebollino fresco
- Sal

Para la salsa holandesa:

- 2 huevos
- 150 gr. de mantequilla
- 1 limón
- Sal.

Preparación:

Para hacer este desayuno o cena especial de huevos Benedict, empezamos cortando el pan con unos moldes circulares, embadurnamos cada cara con mantequilla, y lo tostamos en una sartén.

Cuando el pan esté listo, doramos el ingrediente que dará el punto de contraste necesario a los huevos Benedict: el bacon. Lo hacemos en una sartén con un poco de aceite de oliva, hasta que las lonchas estén bien crujientes.

Seguidamente, vamos a hacer la salsa holandesa, que consiste en batir un par de huevos al baño María, e ir añadiendo poco a poco la mantequilla derretida, mientras batimos sin parar. A mitad del proceso echaremos el zumo de medio limón. Con el calor, una vez que tengamos todos los ingredientes en el bol y hayamos batido lo suficiente, lograremos una salsa espesa ideal para nuestros huevos Benedict.

Luego, haremos los huevos escalfados echando los huevos sin cáscara directamente en agua cociendo, por tandas. En 4 minutos aproximadamente, estarán listos.

Para montar los huevos Benedict, ponemos las lonchas de bacon sobre el pan circular tostado, y sobre éstas, los huevos escalfados. Luego regamos cada huevo con la salsa holandesa, y por encima, ponemos un poco de cebollino picado.

          Martinnn Diavolo

No hay comentarios:

Publicar un comentario