viernes, 15 de noviembre de 2013

Enseñándolo a ir al baño

Lo primero que un cachorro (y su amo) tienen que aprender.


La palabra NO es lo primero que un cachorrito debe de aprender. Si tu perro se hace pipi en un lugar que no es el correcto dile firmemente NO, pero nada más. Si tu cachorro rompe tus zapatos preferidos dile firmemente NO.

En fin cualquier cosa que no quieras que hagas dile simplemente NO en el momento preciso en que lo esta haciendo y con un tono de voz firme.

Si la trastada ha sido muy grande acompañando al NO puedes tirar ligeramente de la piel de su lomo y sacudirlo un poco, tal como haría su madre, de esta manera aprenderá a asociar la palabra NO con algo desagradable y dejará de hacerlo.

Enseña a los demás miembros de la familia como usar la palabra NO, de esta manera estarás dando un gran paso hacia la educación de tu pequeño cachorro.

Si cuando tu amigo hace algo que no les parece tu esposa le dice: "te dije que no hicieras eso", tu hijo le dice "deja ahí" y tu le dices "te voy a pegar" lo único seguro es que tu compañero no sepa en que idioma le están hablando y siga teniendo la misma conducta que a ustedes no les gusta. Con la simple palabra NO es más que suficiente y tu perro sabrá que debe dejar lo que esta haciendo.

Ahora, en cuanto a como enseñarlo a ir al baño correctamente primero estudiemos un ejemplo poniéndonos un momento en el lugar de nuestro perro: Imaginemos que concurres a un sanitario para realizar tus necesidades fisiológicas, en un país en el cual se habla un idioma que no es el tuyo. Aparece una persona y comienza a increparte con un tono ofuscado algo que no puedes comprender pues, como dijimos, esta persona habla en otro idioma.

Inmediatamente interrumpes lo que estabas haciendo y abandonas el sanitario.

La pregunta es ¿Qué es lo que quiso decir esa persona?. La respuesta que vas a encontrar inmediatamente es que esta persona te regaño por haber realizado tus necesidades fisiológicas. No vas a interpretar que el problema era que no podías usar ese sanitario, vas a focalizar la prohibición en el acto fisiológico en sí.

Qué es lo que harás de aquí en más? Lo primero que harás será evitar tus necesidades fisiológicas. Soportarás el mayor tiempo posible las mismas. Pero cuando ya no puedas soportarlo más, tratarás de hacerlas en un momento en que esta persona no te vea, ya sea en su ausencia o a escondidas, sea en el mismo sanitario o en cualquier otro lado, en cualquier rincón donde encuentres un escondite.

Vamos ahora a ubicarnos en el lugar de tu perro. Supongamos que tu perro orina la alfombra. Lo descubres en este acto y lo regañas fuertemente por haber orinado la alfombra, recordemos que le estás hablando en un idioma que el no entiende, sólo comprende tus gestos corporales y faciales de agresividad. Lo que tu perro interpretará no es que lo prohibido es orinar la alfombra, sino que lo prohibido es el acto de orinar en sí. Como respuesta a esto de aquí en más tu perro evitará orinar. Lo hará todo el tiempo que le sea posible. Pero cuando ya no soporte más orinará a escondidas, ya sea en un rincón, en otra habitación, o aprovechando tu ausencia, e incluso podrá hacerlo sobre la misma alfombra a condición de que no estés presente.

El problema que tenemos ahora es que tu perro tratará siempre de orinar fuera de tu presencia, esto te deja sin la posibilidad de corregirlo en el futuro, con lo cual, lejos de haber corregido el inconveniente inicial, has agravado la situación. Ya que mientras el cachorro realice sus actividades sanitarias fuera de tu presencia, no estarás en condiciones de enseñarle cual es el lugar correcto para hacerlo.

Esto es lo que se hace generalmente con los perros. Se lo confunde de tal manera que el cachorro termina haciendo sus necesidades fisiológicas siempre fuera de la vista de su amo. La interpretación que el dueño hace de todo esto, es que el cachorro sabe que no debe orinar la alfombra, y por lo tanto siempre lo hace a escondidas, como si lo hiciera con culpas. Una vez más, de quién es la culpa?

La idea es que jamás se debe regañar y mucho menos pegar a un perro por orinar, y no importa el lugar donde haga, porque el perro interpretará que el regaño se debe al acto en sí de orinar, y no al lugar en el cual lo está haciendo.

De la misma manera que nos habría ocurrido a nosotros en aquel sanitario de ese remoto país en donde se habla una lengua distinta a la nuestra, la cual no comprendemos en absoluto.

Lo que se debe hacer es decirle firmemente NO y trasladar con amabilidad al cachorro al lugar en el cual sí puede orinar. Si termina de hacer en ese lugar lo debemos felicitar efusivamente.

Pero siempre con amabilidad y sumo cuidado. Debemos aprender a manejarnos con el lenguaje canino, aplicar las técnicas adecuadas, que requieren paciencia, pero que son las que nos harán llegar más rápidamente a nuestro objetivo.

Si no actuamos de esta manera el cachorro de aquí en más realizará todas sus necesidades fuera de nuestra presencia y será muy difícil poder corregirlo.

El cachorro orina porque es una necesidad fisiológica. Regañarlo cuando está orinando es regañarlo por el acto de orinar en sí. El cachorro no interpretará que el regaño es por el lugar donde orina, sino por el hecho de estar orinando. Interpretará que está prohibido orinar, y como no puede sobrevivir si no orina lo hará a escondidas.

Nunca jamás se debe regañar al cachorro cuando está orinando, porque de hacerlo así el problema se prolongarán por mucho más tiempo del que debiera.


Técnica para enseñarlo a ir al baño.

Es vital que nuestro cachorro aprenda a ir al baño en el lugar adecuado y lo mejor es adelantarnos con una sencilla técnica que nos sacará de apuros. Esto es más fácil de lo que parece.

1.- Espera a que tu cachorro defeque o haga pipi.

2.- Impregna un papel periódico con la pipi ó embarra un poco de excremento en él (si, suena un poco asqueroso pero te ahorrará muchos dolores de cabeza).

3.- Coloca ese papel en el lugar en donde quieras que tu cachorro haga sus necesidades.

4.- Limpia perfectamente el lugar que ensució tu cachorro, te recomiendo que lo limpies con vinagre para no dejar rastros de olor.

5.- Observa a tu cachorro y cuando veas que empieza a olisquear para evacuar llévalo rápidamente al lugar en donde colocaste el periódico.

6.- Si tu cachorro "te gana" repréndelo con un severo NO y llévalo inmediatamente al lugar en donde esta su periódico.

7.- Cuando tu cachorrito haga sus necesidades en el lugar correcto prémialo con cariños y hablándole cariñosamente para reforzar esta conducta.

Tip: Un cachorro va al baño cuando:

-Se acaba de despertar.
-Acaba de comer.
-Antes de ir a dormir.

Veras que en un par de días tu perrito habrá aprendido a comportarse correctamente, sin golpes y sin remedios inútiles como embarrar su cara en su pipi (afortunadamente para nuestros amigos caninos esa es una costumbre que está quedando en el olvido).

No hay comentarios:

Publicar un comentario