martes, 15 de octubre de 2013

El juego

El juego es el conducto a través del cual los cachorros aprenden a relacionarse con su manada, a través del juego aprenden a pelear, a cazar y a comunicarse con otros perros. Si te has fijado los cachorros a través del juego simulan una pelea pero sin agresión, sin embargo los gestos, las posturas, las mordidas al cuello, etc. Son la representación de una pelea.


Mediante el juego se determina quién tiene un rango superior, quién es líder y quién organiza la manada.

De la misma manera, si te fijas, los perros adultos simulan ser la victima en una cacería, se tumban y se dejan morder el cuello por los cachorros, con un poco
de detenimiento mucho del lenguaje canino comienza a ser evidente en donde antes no lo veíamos.

En la vida salvaje, en una manada de lobos, por ejemplo, el próximo paso es la utilización de un "señuelo". Los adultos han guardado a tal efecto un animal muerto, por ejemplo una liebre, y corren delante de los cachorros haciendo que éstos intenten atrapar la presa que ellos portan.

¿Cuál es el señuelo de caza en nuestros juegos con un cachorro?, si prestamos atención, una pelota o un palo que le lancemos es "cazado" por nuestro perro. 

Así es, al jugar con un objeto estamos haciendo que nuestro perro cace su juguete. Todo juego con objetos es un ritual de cacería en la mente de nuestra mascota.

De aquí la respuesta a muchos de los comportamientos indeseados de nuestros perros. 

¿Por qué algunos perros huyen de sus propietarios?, prescindiendo de aquellos casos en que nos encontremos a propietarios estupidos que imprimen el temor a sus mascotas a base del maltrato, muchas veces se trata de una conducta originada en un manejo inadecuado cuando jugamos con nuestra mascota.

Es muy común que un amo juegue persiguiendo a su perro, y es muy común que su perro adopte entonces el papel de líder en el juego, ya sea poniéndose él mismo en el papel de presa o llevando un señuelo en la boca.

Lo correcto es siempre jugar con el cachorro siendo nosotros las presas. El cachorro debe invariablemente perseguir al amo. De esta manera en su mente será el amo el líder y él el alumno.

Puedes jugar con un reclamo de caza, sea un trapo, una pelota, un palo, o lo que sea, pero siempre debe ser el cachorro quién te persiga.

Si usas esté método de juegos, difícilmente tu perro tome el vicio de escapar.

¿Y si se escapa?

La solución es muy sencilla ¡no lo persigas¡ llama su atención con un grito o chillido y échate a correr al lado contrario, tu perro sabrá que él no es el líder y que te tiene que perseguir a ti. Cuando llegue contigo felicitalo y ponle su collar

No hay comentarios:

Publicar un comentario